De-voto

partidos

El colmo: un partido político ataca a otro mostrando sus trapos sucios; lo absurdo: el ofendido contraataca haciendo públicos los abusos de poder del atacante. Ese es el nivel de la política en México, donde no importa el grado de corrupción y mal empleo de los recursos públicos, sino mostrarse como el menos mañoso de toda la clase política.

Desde hace unos días iniciaron formalmente las campañas de los partidos políticos en México, donde, principalmente, se elegirán a los representantes que integrarán la siguiente legislatura de la Cámara de Diputados a nivel federal. A pesar de la importancia de estos comicios, debido que miden las probabilidades partidistas para legar a Los Pinos en 2018, pareciera que los políticos se están dedicando a mostrarse como no tan corruptos (o menos culpables), al menos eso ocurre entre los tricolores y los blanquiazules, y no como opciones para mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía.

Las campañas expuestas en los medios de comunicación muestran la burla de los políticos hacia los electores. Burla porque utilizan los recursos públicos para producir spots que tienen la “gracia” de hacer notar el desencanto hacia la clase política por medio de groserías.

¿Para qué la grosería? ¿Acaso están tratando de mostrar que el mexicano sólo habla de esa manera o creen que sólo así entiende? ¿Sirve de algo la grosería para ganar votos? ¿En realidad causan empatía?

Para empeorar la cuestión, los electores están ¡ausentes!, a lo que se suma el abstencionismo, el fantasma que recorre al INE, pues es tan elevado el desencanto que los votantes prefieren no acudir a las casillas o, en todo caso, anular el voto.

Y de ahí se desatan otra serie de argumentos para ir a votar: que si una persona no ejerce su derecho entonces beneficia al PRI, que si un votante prefiere hacerlo que no lo haga por el PRI, que si se anula se beneficia al PRI. Todos estos argumentos son tan sólo especulaciones, ya que del número total de votos será como se repartan las curules y diferentes puestos a elección popular.

Sin duda, las campañas políticas que nos atacan día con día, hora con hora; sólo nos muestran la percepción que la clase política tiene acerca del mexicano, un ciudadano desinformado, apático e indiferente a las cuestiones que incumben al país.

Por eso, como ciudadanos, no necesitamos ser expertos en política, pero sí unos ciudadanos exigentes con nuestros empleados: los funcionarios públicos, quienes deben rendirnos cuentas, cuidar nuestros impuestos y mejorar nuestros contextos. Si no es así, ¿para qué votar?

La pregunta

¿Votar o no votar?

La recomendación

Burn Halo-Here With Me

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s